En 2021, Europa experimentó el verano más caluroso jamás registrado, con 1,0°C (1,8°F) por encima de la media. Esto incluyó una temperatura máxima histórica de 48,8°C (119,8°F) medida en Sicilia a principios de agosto, superando el récord anterior de 48°C (118,4°F) establecido en 1977 en Grecia. También en 2021, las temperaturas récord fueron acompañadas de inundaciones extremas en Europa Central y de incendios en el sureste de Europa.

Estos fenómenos meteorológicos extremos supusieron un conjunto de retos sin precedentes para la población. También supusieron una complejidad para los promotores y gestores de activos energéticos en algunas partes de la región, que se esforzaron por gestionar los impactos de la temperatura, el humo de los incendios forestales o las inundaciones en las operaciones de sus activos. Al enfrentarse a una complejidad meteorológica tan extraordinaria, es más importante que nunca que las partes interesadas en los activos solares inviertan en fuentes de datos meteorológicos de calidad para asegurarse de que tienen un conocimiento exhaustivo de sus activos.

2021: Récord de producción de energía solar en Europa

También fue un año récord para la producción solar en Europa. Por primera vez, en la UE27, la energía solar suministró más del 10% de la energía generada en los meses punta de junio y julio. Se batieron récords de generación solar en ocho países europeos, entre ellos Alemania y España. Esto es un testimonio de los compromisos de las comunidades, los promotores, los responsables políticos y los inversores para aumentar significativamente las instalaciones solares fotovoltaicas para permitir estos niveles más altos de generación de energía.

Las condiciones de calor y sequedad provocaron un riesgo de incendio extremo en varias zonas del sur de Europa. A finales de 2021, fue una de las temporadas de incendios más graves en la región desde 1991, destruyendo más de 800.000 hectáreas en todo el Mediterráneo. En agosto de 2021 se produjo un pico de emisiones por incendios, principalmente en Grecia y Turquía.

Centrándonos en las desviaciones de la insolación (GHI), junio de 2021 registró desviaciones positivas inusualmente altas (en comparación con las medias a largo plazo del periodo de referencia junio 1998-2021). En particular, las desviaciones fueron del 20-30% en Europa Central y Oriental, frente a una desviación moderada de +/-5% en el resto de Europa.

Ya hemos señalado que la disminución de la contaminación atmosférica desde el año 2000 en el este de Estados Unidos y en Europa ha provocado un aumento de la irradiación anual de los cielos despejados en estas regiones. ¿Se invertirá esta tendencia con el aumento del riesgo de incendios forestales y la posibilidad de recuperar gigavatios de generación con carbón en Europa para minimizar la dependencia del gas?

Figura 1: Desviación de la insolación en Europa en el tercer trimestre de 2021

Rendimiento medio por añada

Como se muestra en la figura 1, las desviaciones de insolación (GHI) del tercer trimestre de 2021 son interesantes en algunas partes de la región, ya que recogen los meses de julio y agosto. Obsérvense las desviaciones de insolación en las regiones de incendios forestales de todo el Mediterráneo.

Figura 2: Desviación de la insolación para todo el año 2021 en Europa

Rendimiento medio por añada

Si se observa la desviación de la insolación (GHI) de todo el año 2021, las desviaciones se situaron en niveles moderados (véase la figura 2). Observamos desviaciones ligeramente negativas en Cataluña, España y el centro de Alemania, de hasta un -5%, y desviaciones ligeramente positivas en Escocia y el centro/sudeste de Europa, del orden del 5-8%. Estas desviaciones moderadas también se reflejarían en desviaciones igualmente moderadas en la generación solar, en toda la región.

Cómo afectaron los fenómenos meteorológicos extremos de 2021 en Europa a la producción de energía solar fotovoltaica

En toda Europa, el Mediterráneo sufrió una fuerte ola de calor en julio y parte de agosto, con temperaturas récord en Italia, Grecia y España. El calor excesivo afectó negativamente a la producción solar fotovoltaica en estas regiones.

El mes de julio trajo consigo precipitaciones de gran impacto en el oeste de Europa Central, con suelos cercanos a los puntos de saturación, lo que provocó graves inundaciones sobre todo en Alemania, Bélgica y los Países Bajos. A finales del verano se produjeron incendios forestales en el sur de Europa, lo que agravó las pérdidas por suciedad en las instalaciones solares fotovoltaicas.

Los fenómenos meteorológicos extremos de la temporada de verano definieron un año tumultuoso en toda la región. A medida que nos acercamos al ecuador de 2022, somos conscientes de la extraordinaria necesidad de una energía local fiable, segura y rentable en Europa. Más que nunca, las partes interesadas en las energías renovables deben evaluar rigurosamente las condiciones meteorológicas locales para desarrollar, financiar y operar con éxito las instalaciones solares en toda Europa. Para ello, animamos a los interesados a que se pongan en contacto con nosotros para conocer SolarAnywhere como un conjunto de datos adicional de alta calidad para reforzar su actual conjunto de herramientas analíticas.